PONCE // LA CAPITAL ALTERNA

MI Hijo Jaime (1927) - Miguel Pou Becerra

MI Hijo Jaime (1927) - Miguel Pou Becerra

Extractos de relevancia para el proyecto:

“A través de un uso cada vez más intensivo de la tierra en el desarrollo de sus haciendas, y a través de la intensa actividad portuaria, que canalizaba hacia el exterior la creciente producción mercantil agraria, el municipio de Ponce, municipio agro-exportador, se convirtió, por mucho, en el municipio más rico del país.”

- “Durante todo el siglo XIX, San Juan se mantuvo como el gran puerto importador, mientras Mayagüez y sobre todo Ponce, fueron convirtiéndose en los principales puertos de exportación… En 1890, por ejemplo, Ponce exportaba el 33.2% del total nacional y San Juan sólo el 21.2%. Por otro lado, San Juan importaba el 47% de las importaciones insulares, mientras que Ponce importaba el 25.6% y Mayagüez el 16.4%.”

“San Juan había sido una capital impuesta, mientras que Ponce se erigía como centro urbano de una emergente ciudadanía que comenzaba a configurar elementos incoativos de un proyecto alternativo de país.”

San Juan fue la capital que el colonialismo estableció en el país. Ponce, por el contratrio, fue emergiendo con la conformación de un espacio ciudadano sobre la base del desarrollo de un particular tipo de ruralía estratificada: el mundo de la plantación y de la hacienda, el mundo de la agro-exportación. Este carácter ciudadano, tan evidente en la celebración de la feria del 1882, y en la literatura de asuntos urbanos en el país entonces, se manifesto también en dos de las más claramente sociales entre las artes: la música y la arquitectura. Durante la segunda mitad del siglo XIX, los ciudadanos ponceños fueron conformando una ciudad que evidenciaba en su arquitectura un carácter marcadamente diferente a San Juan. En contraste con la fachada anónima predominante en la capital, vinculada a su carácter oficialesco, Ponce va configurándose en torno a estructuras individuales de construcción en las cuales cada familia ciudadana intenta imprimir a la ciudad el sello de su individualidad. El arquitecto Héctor Arce nos ha señalado la importancia de la elaboración artesanal en las fachadas residenciales ponceñas frente a la austeridad capitalina; y el significativo hecho de que esa mayor elaboración de la fachada se encontrara en residencies de familias de los más variados niveles de riqueza o ingresos.”

Tendemos hoy a identificar lo rural con lo tradicional. Sin embargo, a fines del siglo XIX un particular tipo de ruralía – la agricultura agro-exportadora – constituía en Puerto Rico (y muchos otros lugares del mundo) la base de la “modernidad. Los últimos adelantos de la ciencia se traducían en maquinaria agrícola; lograr azúcar centrifugada que se vendiera en Londres o Nueva York por cable era participar en las más sofisticadas redes económicas de entonces. Así, la ciudad líder de ese tipo de ruralía, que la incorporaba incluso, orgullosamente, a su expression arquitectónica, adoptará a su vez formas urbanísticas modernas, sobre todo de la ciudad que en España representaba, como ninguna

“PONCE: La Capital Alterna”

Obra de Angel G. Quintero Rivera

Publicación de Ponceños de Verdad, Centro de Investigaciones Sociales de la Universidad de Puerto Rico

Publicado en Ponce, Puerto Rico en 2003 – primera edición

Impreso en: Gráfica Metropolitana

ISBN: 0-9650162-7-7

Gustavo DiazEL NODO